Los milagros de San Juan de Avila. Decreto de Beatificación 1893.

El pasado 10 de mayo se celebró el día de nuestro Santo, San Juan de Ávila, una figura referente por su santidad y enseñanzas en el clero a nivel mundial y relevante por sus escritos en las letras del siglo de oro español. Su influencia en la vida en la vida religiosa del siglo XVI en España es fundamental y sirva a modo de ejemplo indicar que fue consejero de seis santos: San Ignacio de Loyola, Santa Teresa, San Juan de Dios, el cual comenzó su vida en santidad tras escuchar un sermón de San Juan de Ávila, San Francisco de Borja, San Pedro de Alcántara y Fray Luis de Granada. 

En el caso de su ciudad natal, Almodóvar del Campo, su influencia trasciende lo que podemos imaginar dado  el número de personajes con relevancia dentro del clero que salieron de estas tierras tras él. El excepcional número de personas calificadas de venerables nacidas en Almodóvar es un hecho sin par en la religiosidad hispánica, y a ello trataremos varias entradas futuras.

Cuadro de San Juan de Ávila sito en la "Casa del Santo". Este cuadro, pintado poco después de su muerte ya fue citado en el testamento de Juan de Ávila y Gutiérrez del Castillo, clérigo sobrino del Santo.

Hoy nos vamos a centrar en una parte de su proceso de Beatificación de San Juan de Ávila. Para que ésta se lleve a cabo, según el derecho que rige este acto, es necesario probar la existencia de un milagro realizado por el candidato. Don Leopoldo nos ha cedido parte de información que ha recopilado sobre el Santo y entre ella se encuentra un documento de Título “Sobre la duda de si existen y hay milagros para la causa de la que se trata”, que se encuadra dentro del “Decreto de Beatificación y canonización del Venerable Siervo de Dios Juan de Avila Sacerdote Secular llamado Maestro”. Este documento emitido pocos meses antes de la Beatificación del Santo, que fue proclamada el 6 de Abril de 1894 por el Papa León XII, cerraba la Causa de la Beatificación del Santo,  a falta de sanción final del Decreto por el Santo Padre. Sin más os transcribimos el texto del decreto:

Decreto de Beatificación y canonización del Venerable Siervo de Dios Juan de Ávila Sacerdote Secular llamado Maestro

Sobre la duda de si existen y hay milagros para la causa de la que se trata.

El Venerable Juan de Ávila, en el siglo XVI fue preclaro ejemplo y ayuda para la Iglesia por la alabanza de sabiduría y santidad con las que floreció. En sus costumbres y escritos aparecieron aquellos indicios de sabiduría “que viene de arriba”, descritos por el Apóstol Santiago; con cuyos preciosos frutos el cristiano agrada a Dios y es aprobado por los hombres.

Verdadero Sabio según Cristo, “evangelizo sus investigables riquezas” tanto predicando con la palabra divina como en la vida en el camino de la perfección espiritual, ayudando con consejos y escritos, y también resplandeciendo él mismo con sus ejemplos. Hizo estas cosas con tanto aumento de la gloria de Diós y provecho de las Dios, Ignacio de Loyola, Francisco de Borja, Pedro de Alcántara y Teresa de Jesús, quisieron regirse por sus consejos, y le dieron el nombre de “Maestro”.

Muerte de San Juan de Ávila. Litografía sita en la "Casa del Santo". 


Todas estas cosas, con la misma fama que murió brillante a los 70 años en Montilla año 1569, después se aumentaron con los prodigios que se decía haber afirmado Dios su santidad. Por la cual, se empezó a tratar la Causa de Beatificación ante la Sagrada Congregación de Ritos y el Papa Clemente XIII declaró haber llegado al grado de heroicidad de sus virtudes el 19 de febrero del año 1759. Luego se discutió 5 veces sobre dos milagros atribuidos a su intercesión: Primero en manos del cardenal Luis Biblio Ponente en la Causa en la reunión preparatoria el 12 de Julio del año 1875; luego en la triple reunión en el Vaticano el 15 de abril de del año 1884; el 13 de diciembre del año 1889, y el 15 de septiembre del año 1891, además del 10 de diciembre del año 1892 ante nuestro Santísimo Señor León Papa XIII en la misma sede del Vaticano, en donde los Reverendos Cardenales y Padres Consultores de esta Sagrada Congregación, reunidos cada uno dio su voto. El Papa, habiendo oído el juicio de tanto que se implorase la luz del consejo celestial.

Hoy Domingo 25 después de Pentescostés, en el que se recuerda la fiesta del Patrocinio de la Bienaventurada Virgen María, habiéndose ofrecido el Sacrificio incruento de la Misa, estando en el solio Pontificio en el eaula del Vaticano, mando venir a sí a los Reverendos Carnenales Cayetano Luis Masella, Prefecto de la Sagrada Congregación, con el R. P. Agustín Capra Promotos de la Santa Fe, y a mí el infrascrito Secretario, y estando todos delante sancionó con solemne decreto: “que hay constancia de tres milagros propuestos , a saber, el primero: La curación instantánea y perfecta de Catalina Rodríguez del Rio de un tumor flemoso y, por presentación de éste, de una grave lesión de la arteria en la región ileo lumbar derecha; de un segundo y tercero : Liberación de la muerte y curación instantánea y perfecta de Francisco Martín del Burgo y de José Gómez de unas quemaduras graves por polvo pírico”.

Y ordeno que se divulgase este Decreto y se publicara en el acta de la Congregación de rotos sagrados el 12 de Noviembre del año 1893:

Carnenal Luis Masella S.R.C Prefecto.

Vicente Nussi S.R.C. Secretario.


Share:

0 comentarios