Utensilios imprescindibles en la cocina de principios del siglo XX

En esta entrada vamos a volver a los orígenes de nuestro blog y vamos a enumerar unos cuantos utensilios imprescindibles en cualquier cocina de principios del siglo pasado. La mayoría de ellos tienen una versión actual, pero en ocasiones es tan moderna que sólo se utiliza en industria, y ya ha dejado de pertenecer a las cocinas de los pequeños hogares.




Máquina de rallar pan. Aunque nos parezca mentira era imprescindible, ya que el pan que no se aprovechaba y se quedaba duro había que rayarlo para poder empanar. Esta que vemos en la fotografía perteneció a la abuela Eulalia, y gracias a ella se pudieron empanar durante años unas de las mejores croquetas del mundo… claro, croquetas de la abuela.

Quita huesos de aceitunas. Se colocaba encima de una mesa con un agujero y un cubito debajo para ir recogiendo todos los huesos que sobraban, y las aceitunas, ya huecas, se rellenaban con pimientos, anchoas y almendras. Un completo delicatessen y una tarea digna del mejor chef!

Cortadora de patatas  para freir. La primera vez que vi esta herramienta pensé "esta claro que en esta vida está todo inventado". Con ella se cortaban las patatas muy finas y se freían en sartenes con abundante aceite. El truco para que estas patatas crujieran era la temperatura del aceite, que tenía que estar lo suficientemente caliente para dejarlas crujientes, pero sin pasarse para no quemarlas… ¡Todo un arte!

Pasa puré. Con él se trituraban los alimentos previamente cocidos para hacer el puré.

Partidor de almendras. Utensilio de lo más útil en toda buena cocina, ya que con las almendras se elaboraban abundantes dulces y sopas de almendras y, en ocasiones, machadas también se añadían a algunos guisos como la calderetas o las carnes en salsa.

Pelador de patatas. Lo cierto es que fue un utensilio poco utilizado, ya que se tardaba más en pelar una patata con la maquina que con un cuchillo.

Exprimidor para zumos. Se partían las naranjas y los limones, se colocaban encima del exprimidor y con el cono que vemos se prensaba la fruta para extraerles el zumo que salía por la parte de abajo directo al vaso.

Cuerno para sal. Era muy típico en los trabajos de labranza cocinar en mitad del campo y para ello se llevaba un cuerno para conservar y transportar la sal y otro igual para el aceite. 

Batidor. Se utilizaba para montar nata y claras de huevo para los postres y bizcochos, aunque era mucho más común hacerlo con batidoras de mano.
Molinillo de café. Se utilizaba, como indica su nombre para moler el grano de café.

Molinillo de trigo. Se utilizaba para hacer harina de trigo en pequeñas cantidades, para luego poder hacer pan en los hogares.

Máquina para hacer pasta. Es muy curiosa, ya que si os fijáis bien tiene tres rodillos diferentes, uno para la elaboración de fideos, otra para espaguetis y una tercera para pasta plana. Dependiendo del producto final elegido se pone la manivela en un rodillo o en otro.


Molino para hacer azúcar glass. Fue elaborado por un herrero de Puertollano y se utilizaba en la "Panadería Pizarro" para la elaboración de tortas dulces.

Share:

0 comentarios